Viajes/Encuentros/Des-aprendizajes

Llego a mi casa en Esperanza/Valparaìso, entro al desastre de mi pieza y con lo primero que me topo es con mi pizarra y un mensaje que no me atrevì a borrar antes de irme:

 

“Las amigas son:

– para acompañarse

– para conversar

– para el sexo duro”

 

Tengo el corazòn en la boca y aùn estoy llena de cosas en mi estòmago. Personas, encuentros y cariños me han dejado con la sensibilidad a flor de piel. Les chiques malxs que se eskaparon del kamino y devenimos en este furtivo encuentro. Tengo en mi kuerpo a algunas personas màs que a otras, pero no puedo negar la relevancia de cada opiniòn, cada conversaciòn sea ìntima o màs pùblica.

Antes de viajar me cuestionaba mucho que significa la amistad “polìtica” y de que forma la estaba llevando a cabo en mi vida, me llevè mucho llantos y algunos pequeños desgarros que me sirvieron para seguir ejercitando en este camino de las afecciones libres, de cierta forma nos construimos a punta de fracasos y alegrìas.

Aùn siento en mi kuerpo el peso del amor romàntico, del momento preciso, de la “historia de amor” y allì mismo es donde freno y me vuelvo a cuestionar ¿Què significa la “libertad” y el “amor”? Tal vez no sea nada en teoría, pero en la práctica creo que es distinto.. la libertad de encontrar el desapego, dejarte ser y dejar ser al otrx, amarte y amar– nada que ver con el sexo duro, ni con el follar con amigxs. Prefiero mantener la autogestiòn de mis placeres si ser amigxs también significa sólo follar porque andamos calientes.

 

 

Amistad, sexualidad, exploraciòn, cariño, respeto, consensos, comunicación… Derrumbar las putas barreras del romanticismo clásico para devenir en otros rumbos. Encontrar en el kuerpo de mis amigxs un hogar donde estar, donde explorarnos y tener en claro lo estacionario – Encontrar la soledad sin quedarnos solas-; redescubrir mi kuerpo y el de aquellxs, sus pieles, su lengua, su kalor, su deseo, esas cosquillas de escalofrìos que retuercen la piel, que desatan cadenas y a la vez abren otras incognitas.. ¿Qué hago? ¿Lo converso? ¿Lo dejo pasar? ¿Cambiará en algo?

 

 

No quiero buscar una polola, una compañera o aquello que supuestamente viene a completarme o complementarme, es imposible y totalmente egoísta pretender que alguien va a acompañarte en todo: limita sueños, metas, viajes, devenires; no creo en la monogamia y no estoy dispuesta a buscarla, esperarla a que llegue o a avalarla.. Me gustan mis amigxs y con algunxs existen matices distintos dentro de la relaciòn; tampoco quiero “pololearme” a mis amigxs… Tampoco quiero anteponer la razón o lo que “debería hacer” limitando lo que siento o lo que me sucede, creo que prefiero compartirlo, conversarlo, comunicarlo y a veces cuesta tanto el dejar entendido que no es “pasarse rollos”, sino cosas que afloran y que una desea transformar en una amistad.. con alegría que rima con anarkía y cuya A es de amistad.

 

 

Sucedieron cosas maravillosas con amigas eternas, de nuevos consensos, nuevos niveles de cariño y nuevas experiencias al esperar un próximo encuentro. Surgió otra quien es en la que pienso cuando escribo esto y es que volver a sentir remezones de piso, desaprendizajes no son cosas que suceden siempre, ni menos con todxs. Agradezco supongo a las casualidades del tiempo o lo que sea por habernos encontrado, conocido, conversado, besado, compartido, encariñado… y llego a casa y son miles los cuestionamientos, las sensaciones, las ganas de volver a encontrarte. De cierta forma me siento terrible de bien por haberme atrevido a hacer cosas que sólo me atrevía estando ebria e ir superando mi askeroso fantasma del alcohol, de no tener verguenza ni miedo al rechazo o a lo que sea.

 

 

Desapego – Afecciones – Caminos – Personas – estaciones – micromomentos – aprendizaje (des) – caos – encuentros – cariños – besos – conversaciones – escalofrìos – desajustes – deseos – conflictos – crisis – cambios – caos ..

 

 

También volvía a rondar en mi cabeza todo el tema de la sexualidad y que significa explorarla con alguien (es).. Aún sigue el fantasma en mi cabeza de que el tener “sexo” implica algo netamente genital y gracias de nuevo a este viaje por ayudarme a destruirlo.. A volver a sentir todo, desde un abrazo, un cariño en la cabeza mientras duermo, a tomar la mano, al dormir juntas y abrazarnos, sentirnos, acariciarnos, al llevarnos a otro nivel de amistad, de confianza, de complicidad. Irme re-descubriendo y descubriendo en sus kuerpos, en sus voces, en sus discursos, en sus pràcticas, en sus hogares, en sus manos.. y volver  a construir otros deseos, otros placeres. Volver a casa y también darme cuenta de la superficialidad de algunas relaciones “”””sexuales””” que llevaba acá y que simplemente ya no quiero que sean parte de mi vida, sexo por sexo.

 

 

Otro mundo vuelve a abrirse y me da un tanto de nostalgia saber que aquellxs seres en estos momentos se encuentran lejos, de que el próximo encuentro no es claro.. y vuelvo a respirar, relajarme y reflexionar, agradezco con inmensa alegría todos esos micromomentos y sus distintas profundidades; abolir la propiedad privada dentro del corazón es uno de los ejercicios más difíciles y dolorosos, pero necesario – un mundo nuevo habita en nuestros corazones – y también en el de les amigues que comparten ciertos devenires contra la heteronorma y el kapitalismo.

 

 

Entrar en la maravillosa experiencia del lenguaje del kuerpo, de las nuevas relaciones y las nuevas formas de vivir la amistad.. Y me interesa que llegue sobretodo más allá de mi cuaderno, que salga de estas hojas y de este espacio íntimo de mi patio, porque lo personal es político y todos estos ejercicios son pequeños pasos hacia algo que no se que es, pero se que es otra posibilidad fuera de la comodidad del bien vivir, de la pareja y de aquel ficticix compañerx que está en todas contigo–

 

Destruir el viejo mundo para construir nuevas formas de vida, nuevas educaciones sentimentales ..

 

Imagen 245