TETILLAS PUBLICAS TETAS PRIVADAS

Sábado por la noche, mis constantes ganas veinteañeras de salir de fiesta cada día que se me da la gana. Nada nuevo, un par de amigxs maricas, una disco gay nueva a la que nunca había entrado, música marica media aburrida, la fiesta del puto, mucho calor… pero que más da, ganas de bailar y beber sin que nadie me invada…

Cada vez que repito este ritual observo claramente la dominación masculina plasmada en lxs cuerpxs socializados como varones, en este caso específico: las maricas. Ver en una disco las lógicas que operan: agarrar el culo a quien te de la gana, meterte en el baño de alguien a acosar cuando quizás ni siquiera han surgido miradas o algún tipo de charla, entre otras situaciones que siempre suceden. Me es imposible no sentir asombro (y ni sé porqué lo siento, si desde que tengo 16 años habito estos lugares y es la misma dinámica), después de tantas conversaciones acerca del consentimiento, de violencia, de respetar tu cuerpa, de realmente aprender que es lo que nos gusta y que es lo que nos imponen… Todo me parece tan heterosexual.

Ahora me veo, como lesbiana, rodeada de maricas bailando muy enérgicamente en medio de la pista. Tenemos calor, sudo mucho, la cerveza y la poca ropa que llevo no me ayudan mucho a capearlo, mis amigxs se sacan la polera con un poco de vergüenza (supongo que algunos por lo flaco, por lo gordo, por el poco/mucho pelo, por lo tonificado) y me animan a que yo también lo haga…

Hace algún tiempo que llevo reflexionando junto a una amiga sobre lo político que es sacarse la polera y andar en tetas. Los chicos nuevamente tienen ese privilegio de no andar cagados de calor por la calle, en la playa, laburando, en un partido de fútbol, trotando, en la casa. Nosotras, cuerpas bioasignadas a la categoría “femenina”, penalizadas, el “topless” -ilegal-. Tetillas públicas/Tetas privadas, sólo pueden asomarse, sólo provoquemos al pobre varón que es incapaz de contener sus impulsos sexuales frente a dos tetas. Sacarnos la polera, aparecer, por que no nos importa su mirada, por atrevernos, por okupar otro espacio privado para nosotras.

Ya va, obvio que me saqué la polera, cada vez que encuentro un espacio para hacerlo, no lo dudo. Todas las miradas a mis tetas (que además son tetas de una chica gorda, por lo tanto no son estéticamente “bonitas”), bailando se acercaba uno que otro marica, algunos que ni conocía, otros que si, a bailar cerca de mi, rozándome, les pedía que se alejaran, que quería bailar sola. Parecía que hablaba en chino, se acercaban tratando de tocar mis tetas, de bailar mas cerca… Volví a ponerme la polera, bailé un poco más, pero no pude contener la rabia, no pude no ver el patriarcado tan marcado en esos cuerpos de varones “afeminados”. Tomé mis cosas, salí a fumar un cigarro, lancé un par de puteadas al viento y me fui a casa.

Sentí a mi cuerpa como un objeto de exhibición (que de cierta forma, yo misma decidí). ¿Por qué creen que por andar en tetas tienen el derecho de tocarme e invadir mi cuerpa y mi espacio? ¿Qué me importa si no te gustan las mujeres o la vagina, si al romper con mi espacio te siento como un macho de mierda heterosexual?  Tal vez no me viole (tal vez), el mayor miedo al que hemos sido socializadas las chicas, tal vez no existe esa comprensión de un NO, de un quiero bailar SOLA. Mi cuerpa no es un juego, no es tu juego. ¿Cómo es que las maricas no ven al patriarcado en sus prácticas? ¿Cuan hondo cala la heterosexualidad en nosotrxs mismxs? ¿Qué tienen de “alternativas” este  tipo de vidas aparentemente distintas a la norma? ¿Cómo es posible que aún siendo maricas no sean capaces de cuestionar sus privilegios como varones? ¿Se puede ser hombre y no gozar del privilegio de serlo?

Seguro me trataran de fome, de conversadora… Pero el aprender a decir que NO, establecer mis límites, a sacar la voz, manifiestar lo que no me gusta y lo que me invade ha sido un largo ejercicio de aprendizaje y ya nada me volverá a callar….

 

torta

 

 



2 Comments

  1. cheski wrote:

    amiga toi muy de acuerdo contigo, yo soy heterosexual, tengo muchos amigos gays desde muy niña y fui a muchas discos con ellos, y me pasa lo mismo q tu incluso sin sacarme la polera, no entiendo porque se dan ese permiso, un dia en un carrete un amigo me agarro las tetas y de pasa el poto y su unica escusa fue.. “ay! pero si soy gay”, “si se” le dije “imbecil, en q momento eso es una escusa!”, porque por ser algo o lo otro tienes derecho de pasar por ensima del espacio de otra persona? mujer hombre, gay hetero?? a mi me dan igual esas cosas, es una parte de la vida de un ser humano (su sexualidad) pero no deberia definirte por completo, antes eres persona, ser…., y es verdad lo que dices que hombres, sean como sean, viven en el privilegio que les otorga la sociedad occidental, asi como nosotras no podemos mostrar las pechugas, como lo q paso en el lastarria, es feo por ejemplo un hombre con falda, lo denigra, porque lo femenino es denigrante, como ciudadanos de segunda categoria las mujeres. la otra ves discutiamos sobre los piropos en la calle, los hombres se rien de nosotras, creen que somos unas exageradas etc etc, porque claro, ellos son los pobres q no pueden contener su sexualidad y nosotras las maldecidas que los provocamos, como q existe una distorcion en la mente masculina, que no admite el no, y que ve esto de una manera distorcionada, como en el video de youtube que salio hace poco, donde una mina les agarraba el poto, y pa ellos es un piropo, una invitaciona salir, nose yoo.. pero por mas mino q sea un weon o una mina, no se q tan agradable sea q caminando alguien te agarre el poto… pa mi es una invacion

  2. Lobo wrote:

    El otro día leí este artículo y me quedó dando vueltas un buen rato. Hago mucho deporte, y en varias disciplinas de las que practico, a los hombres les está permitido sacarse la polera y entrenar con el torso desnudo. Yo dejé de hacerlo cuando me di cuenta de que las mujeres no podían hacerlo, y que se transformaba bastante en una relación de Ego machocentrista, donde el torso se transformaba en el objeto de deseo, de forma subrepticia y silenciosa por cierto. Ahora, a las bio mujeres les costaría mucho más si es que tienen tamaño de sus pechos lo suficientemente grande como para rebotar mucho o hacer movimientos más bruscos o intensos. En esos casos quizás haya una diferencia utilitaria. Ahora, en la playa o en cualquier otro espacio en que biológicamente no sea incómodo, no tendría por qué ser así. Supongo que uno de los juegos del capitalismo es jugar con esa sensualidad hasta la exposición máxima sin que se vean los órganos sexuales de placer. En resumidas cuentas, si alguien quisiera pasearse con las tetas al aire, o practicar deporte así, no debería haber ningún problema, sea el cuerpo que sea. Eso, buen escrito.

Leave a Reply for Lobo